FECCOOCYL | 27 de Octubre, 2021

Martes, 03 Noviembre 2015 10:23

SOBRE LA RECUPERACIÓN DE LAS CONDICIONES LABORALES DE EMPLEADOS PÚBLICOS

¿Seremos capaces todavía de creer que todo se arregla los meses anteriores a las elecciones? Para que los empleados públicos recuperen  las condiciones laborales anteriores,  hay que pelearlas, porque nuestros “gobernantes” están muy ocupados resolviendo sus  cuentas con la justicia para, ¡pobrecitos!, no perder su “derecho” a disfrutar de una calidad de  vida ¿justa y digna? (que no equitativa y solidaria, ya que esos son unos valores que aún no  tienen interiorizados). 

   Sabemos sus promesas y sabemos también que, tras las elecciones, es lo primero que  olvidan o lo primero que pactó el partido que no ha ganado y así, unos por otros, continúan  con sus ocupaciones prioritarias:  luchar porque la corrupción no se descubra demasiado y porque las leyes la penalicen solo lo suficiente para acallar a los conformistas ciudadanos de un  país, que protesta fácilmente en “petit comité”, pero al que le cuesta salir a la calle, dar la cara  y perder un poquito para recuperar sus derechos perdidos: unas condiciones de trabajo aceptables y un sueldo que le permita, al menos, llegar dignamente a fin de mes.

 

    Podemos ser optimistas y pensar que esta vez será diferente y que los empleados públicos  volverán a sus 35 horas semanales, al cobro de sus pagas extra y sus salarios enteros y  descongelados (muy lejos de las tarjetas negras y de las comisiones opacas), a poder ponerse enfermos, a disfrutar de unas merecidas y discretas vacaciones (muy lejos también de los lujosos yates, los hoteles de ensueño, los opulentos restaurantes o las inconcebibles fiestas que la corrupción ha permitido), pero no nos engañemos: si queremos impedir que las diferencias sociales alcancen extremos ya olvidados en una sociedad moderna, habrá que hablar de personas y no de números que cuadren, de austeridad compartida según capacidad económica y no de recortes solo para la mayoría trabajadora y más aún con nómina en la administración pública.

 

    Y para terminar, habrá que hablar de futuro (y cuando digo de futuro, me refiero al futuro más allá de los cuatro años que dura una legislatura), del legado que ofrecemos a nuestros niños y jóvenes: sin una educación en condiciones, en aulas masificadas, con ratios de  optativas injustas e inviables en muchos casos, con falta de ayudas que  palíen las diferencias sociales y económicas, con una política de comedores que no satisface a nadie y, en definitiva, con una ley (LOMCE) que acrecienta los problemas y nada soluciona.

 

    Reflexiona y lucha por lo que te pertenece a ti y a los tuyos, no te conformes con quejarte ante tus círculos más cercanos; toma medidas contundentes y no te dejes engañar con las mismas promesas electorales de siempre.

 

Margarita R.S.

Asesoría de formación en tu empresa en FECCOCYL

FOREM formación en FECCOCYL

Buscador Fundación 1 de mayo en FECCOCYL

CCOO Exterior en FECCOCYL

Otro modelo educativo es posible en FECCOCYL

Publicaciones CCOO en FECCOCYL

Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga en FECCOCYL

Gaceta sindical en FECCOCYL

Diario de jóvenes de CCOO enseñanza en FECCOCYL

Boiccoot a la siniestralidad laboral en FECCOCYL

Tu cuota CCOO te da más ocio en FECCOCYL