Jueves, 11 Junio 2015 12:05

CCOO lamenta la obstinación de la Consejería en mantener un calendario escolar irracional

La Consejería de Educación ha aprobado la Orden por la que se establece el calendario escolar para el curso académico 2015/2016 en los centros docentes no universitarios de la Comunidad de Castilla y León. Dicho calendario hace caso omiso de las recomendaciones de la Comisión Permanente del Consejo Escolar de Castilla y León, en la que está representada el sindicato CCOO, que proponía recuperar, en septiembre, para el alumnado de Infantil y Primaria, la jornada lectiva de 4 horas, frente a la jornada de cinco horas que se implantó en 2013 y que supone para el alumnado volver a clase con un horario sobrecargado después de una larga pausa de verano.


CCOO presentó en su momento un Recurso de Reposición solicitando la anulación de la medida y mantendrá la tensión hasta que logremos recuperar una jornada más racional para el inicio de curso.


El Consejo Escolar planteó igualmente, en relación con los períodos vacacionales, que el día 8 enero pasase a ser día no lectivo, de manera que los escolares no volvieran de las vacaciones de Navidad un viernes y que las de Semana Santa comenzasen al termino de las actividades lectivas del día 23 de marzo y se extendieran hasta el día 1 de abril, inclusive, lo que habría aproximado la duración del segundo y el tercer trimestre.
La Consejería ha mantenido sus propuestas iniciales, que ni siquiera se había molestado en razonar
El Consejo Escolar de Castilla y León proponía además que la Administración educativa promoviese un debate en la comunidad educativa sobre los tiempos escolares en su totalidad.


La Federación de Enseñanza a de CCOO apoya la necesidad de abrir dicho debate y considera que el número de horas lectivas del alumnado español es mucho más alto que el de la media de la Unión Europea (833 en Primaria y 979 en Secundaria, frente 765 y 866 de la UE) y que tenemos un calendario con una duración de los trimestres descompensada, y plantea, por ello, un modelo más parecido al francés, en el que las fiestas religiosas condicionen menos los tiempos escolares y que, especialmente los trimestres más largos, se corten, a la mitad, con pequeñas pausas.


El Consejo Escolar de Castilla y León recomendaba, por último, que la Administración educativa habilitase los programas de conciliación necesarios para atender a las familias que necesitaran de ese apoyo en los períodos no lectivos.


CCOO considera que el progresivo desmantelamiento de las actividades extraescolares y los programas de conciliación de la vida familiar y laboral, en los que la Junta ha introducido un copago disuasorio, están causando graves problemas a algunas familias. Una cosa es el horario del centro, otra la del profesorado y otra la del alumno: en los periodos no lectivos el alumnado debe tener acceso a actividades formativas, lúdicas o deportivas organizadas, financiadas, supervisadas y gestionadas por las distintas Administraciones Públicas.


CCOO cree que el fin de la mayoría absoluta en las Cortes de Castilla y León y el vuelco en algunos de los ayuntamientos de la región deben ser aprovechados para avanzar en ese sentido.

 

Descargar Nota de Prensa
 

Buscador avanzado de artículos